Al habernos dirigido en dirección sureste desde pisco hace aproximadamente unas tres semanas ya amanecia mucho mas temprano es asi que un rayo de sol se filtraba entre las cortinas de la habitación a las 5:45 de la mañana que a pesar de ser nuestro dia de descanso nos despertó, sin embargo nos quedamos un rato mas en la cama, luego de ello nos dirigimos a la plaza de armas que estaba un poco distante, cerca de aquí desayunamos y conocimos parte del centro de la ciudad donde conversamos brevemente con un policía de turismo sobre la forma mas rápida y económica de  visitar la isla de los Uros en el lago Titicaca el cual nos recomendó que vayamos directamente al muelle y que por 10 soles nos llevaban y traían de este lugar.

Es así que nos dirigimos hacia allá, esperamos unos 10 minutos para que se llene de mas turistas la embarcación comunitaria y zarpamos, conforme  abandonabamos el muelle se podía apreciar  que la ciudad de Puno era prácticamente  un medio anillo que era bañada por el agua helada del majestuoso Titicaca.

m_IMG_7706

Ya lago adentro el bote se hacia espacio entre la totora que crecia en el lago y disfrutabamos ver nadar y de fugaces inmerciones en el agua de varias especies de aves lacustres andinas como gaviotas,  fochas, patos, patillos, aquí vino a mi mente esa historia que la escuche por primera vez en mi vida escolar sobre el mítico origen de los Incas que desde estas aguas del titicaca, salieron Manco capac y Mama Ocllo y empezo a forjarse la dinastía Inca que se asentaria en gran parte de Sudamérica.

De repente Ernesto mencionaba que ya habíamos llegado a las islas de los Uros, regrese a ver para tener una visión panorámica y era impresionante la cantidad de islas que existía era una verdadera ciudad. Nos bajamos del bote y ya nos esperaba el guía nativo, quien nos hizo sentar a su alrededor de él en unos rollos hechos con totora y enseguida inicio su relato sobre la historia de los Uros.

Describia que la altura del lago estaba a los 3810 de altura, las islas flotantes eran un total de 85 que estan conformadas cada una por familias, es muy interesante la historia de los Uros ya que ellos eran los que gobernaban las orillas del lago pero con la llegada de los Incas al verse mas debiles optaron por internarse en las balsas de totora lago adentro, donde estas eran sus viviendas, subsistian de la pesca, caza de aves y recolección de sus huevos, de a poco se fueron asentando y construyendo las islas flotantes que en al actualidad son muy visitadas por los turistas convirtiéndose en la primera fuente de ingreso para los Uros.

m_IMG_7666

De su relato lo que más me llamo la atención fue que todas las semanas tienen que cubrir toda ls superficie de la isla de una capa de totora para evitar que está se llene de lodo y se hunda. Luego de esta corta pero amena narración nos tomamos algunas fotografías y regresamos a tierra firme. Por la tarde visitamos una cafetería de la ciudad donde nos habian recomendado el café Tunki el cual había sido merecedor de varios premios internacionales por su agradable aroma y que definitivamente fue así, ya casi al terminar el café y predisponernos a salir nos hicimos amigos de Alfonso y Elena chileno y española respectivamente donde entablamos una interesante conversación sobre la bicicleta, politica sudamericana e intercambiamos contactos e información sobre sitios interesantes, nosotros sobre Cusco que ya habíamos visitado y ellos sobre el.norte boliviano que estábamos a pocos dias de llegar,  de esta manera termino nuestro día en Puno.

La mañana siguiente amaneció fría como de costumbre, estos últimos días nos hemos estado movilizando entre los 3500 a 4000 metros de altura bordeando el Lago Titicaca que es el lago navegable más alto del mundo, los medios de comunicación han pronosticado heladas en esta zona con temperaturas bajo cero por lo que debemos llegar a hoteles y pedir cobijas extra para taparnos del frío penetrante y así lograr descansar para continuar el viaje al siguiente día.

Avanzábamos rumbo a Copacabana en Bolivia, estaba planeado recorrer 140 Km hasta este lugar y cruzar la frontera despidiéndonos de Perú, a las 10H30 de la mañana teníamos ya 54 Km de avance cuando uno de los pernos que sujetaba la parrilla trasera de mi bicicleta se rompió quedándose parte del mismo introducido en el agujero e impedía que podamos solucionar el problema reemplazandolo con otro perno, nos faltaban 15 Km para llegar a una ciudad llamada ILAVE, Andrés tuvo que hacer a su bicicleta de remolque así que nos distribuimos las cosas que tenia en la parrilla posterior para avanzar hasta esta ciudad y buscar alguien que pueda ayudarnos.Una vez en ILAVE pedí información a un señor que tenía un negocio de venta de lubricantes sobre un sitio donde nos puedan ayudar a resolver el problema, estamos próximos a cruzar la frontera a Bolivia y la gente peruana nos sigue sorprendiendo, este señor se llamaba Carlos e inmediatamente nos escoltó hasta el taller del señor Rubén Olguín. Una vez en el taller don Rubén se encontraba realizando un soporte para una llanta de una volqueta, los dueños de la volqueta estaban presentes en el taller observando el trabajo, en eso Carlos les comenta de nuestra calamidad y los clientes de Rubén muy solidarios le autorizaron para que nos ayude a nosotros primero.Hicieron un ruedo alrededor de nuestras bicicletas y se reían porque veían que en nuestras maletas cargábamos todo tipo de herramientas para solucionar los problemas más frecuentes, bromeaban entre ellos y decían que en su volqueta no tenían herramientas y que nosotros estábamos mejor equipados que ellos.

m_IMG_7722

Me tomó más tiempo sacar la parrilla y desarmar la llanta de la bicicleta que a don Rubén solucionarnos el problema al sacar el pedazo del perno roto del agujero, muy contentos volvimos a armar las cosas sobre las bicis, nos tomamos la rigurosa foto del recuerdo con todos los amigos peruanos que nos ayudaron y continuamos nuestro viaje.Ya en horas de la tarde observamos un pequeño muelle en el lago, unos niños Alex y Santiago bajaban corriendo hacia el muelle para darse un chapuzón así que después de haber pedaleo 100 Km decidí acompañarlos, después de todo cuando volveré a tener la oportunidad de nadar en el Titicaca pensé.Después de este reconfortante baño seguimos avanzando, observamos un grupo de personas indígenas vestidas con trajes negros elegantes haciendo un ruedo y parecía que estaban en una ceremonia, ellos hablaban Aymar, una señora nos comento que ese traje lo utilizan para reuniones especiales donde se analizan temas comunitarios ya que ellos eran tenientes políticos de las comunidades del sector, estas reuniones se daban todos los martes y se izaba la bandera peruana como señal de patriotismo.Finalmente habíamos pedaleado 117 Km, eran las 17h30 y ya estaba obscureciendo, estos días el sol se esconde a las 18H00, llegamos hasta un pueblito llamado Pumata que quedaba a 30 Km de la frontera donde descansamos con la ilusión de que cruzaríamos a Bolivia al siguiente día.

Leave a Comment