Hoy se cumpliría un hito más de nuestra travesía, estábamos a 70 Km de la capital boliviana, empezamos a pedalear muy temprano con la ilusión de llegar a La Paz.

Una de las ventajas de pedalear por el altiplano es que hay pocas pendientes y puedes avanzar rápidamente, a las 13H00 habíamos llegado hasta la ciudad del Alto donde nos detuvimos para almorzar, esta ciudad se caracteriza por ser muy comercial, aquí se encuentran las grandes fábricas de todo tipo de producción, múltiples negocios, el aeropuerto, hay mucho movimiento de gente que hasta cierto punto es estresante.

m_IMG_8072

Después de almorzar y darnos unos pocos minutos de descanso avanzamos hacia La Paz pero antes de empezar el descenso a la capital boliviana vimos una plaza donde estaba un monumento al Che Guevara hecho de diferentes engranajes metálicos de distintos tamaños en homenaje al hombre idealista que soñó con la revolución boliviana y justamente en este país, donde fue fusilado por agentes de la CIA, nace su leyenda.

Observamos unas enormes torres de acero que soportaban unos cables sobre los que se sostenían unas cabinas metálicas color rojo, era un teleférico que estaba próximo a ser inaugurado, esta obra de transcendental importancia para la capital boliviana a más de ser un atractivo turístico su función principal es la de transportar a las personas que se movilizan desde La Paz hasta el Alto y viceversa, hay tres circuitos que conectan a la ciudad, uno de color rojo, otro de color verde y el amarillo, el amarillo transportara a la gente dentro de La Paz al sur mientras que el verde hace la conexión entre la línea roja y la amarilla atravesando el centro de la ciudad.

m_DSC05210

Llegamos a La Paz y fuimos directamente al centro de salud para que nos ayuden con la vacuna de la fiebre amarilla pero no logramos nuestro objetivo ya que sólo te pinchan los martes y jueves.

Nos dirigimos a la Casa del Ciclista donde iba a ser nuestro lugar de descanso durante nuestra estadía en la capital, en este lugar conocimos a personas muy interesantes, con miles de historias enlazadas a través de un sueño, una bicicleta y una sola palabra que engloba todo lo anterior “Libertad”.

Conocimos al interesante Pablo Olias de origen español quien viene recorriendo Sudamérica desde hace 1 año y medio con un proyecto sumamente espectacular llamado TitiriBici que consiste en robar una sonrisa a muchos niños de lugares recónditos de nuestro continente a través del teatro de los títeres.

Pablo es arquitecto de profesión, él diseña y construye desde hace 20 años cuando creó su primer títere y empezó a romper las fronteras regalando alegrías y sueños a miles de niños.

Su viaje por nuestro continente lo inicio desde Brasil pasando a Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y ahora en Bolivia, al proyecto le falta 1 año para terminar y completar los 20000 Km de sonrisas grabadas en su memoria porque no cobra un centavo por este show, se siente feliz cada vez que ve una sonrisa de un niño plasmada en su carita producto del baile y movimiento de sus marionetas.

m_IMG_8221

También conocimos a amigos de Francia y de Chile: Mathias, Clementine, Eva, Fransua y Jaime, cada uno con proyecto de historias muy interesantes, las amistades se van tejiendo, ahora hasta en el extranjero pero siempre a través de una bici la que nos convierte en compañeros del pedal y de sueños.

Al siguiente día realizamos algunos trámites como el carnet de la fiebre amarilla, comprar nuevos chips de Bolivia, hacer revisar las bicis, lavar la ropa, etc. Ese mismo día nos llamó María Eugenia una amiga muy agradable y sobretodo muy servicial, ella como representante del Rotaract de Bolivia nos dio la bienvenida a su país, después de hacernos recorrer La Paz fuimos a probar unas empanadas típicas conocidas con el nombre de salteñas que estuvieron deliciosas, estuvimos acompañados de sus familiares, su hermana, su cuñado, sus hijos y sobrinos quienes se portaron de maravilla, se siente una alegría inmensa poder encontrarte con estas personas quienes te dan un trato especial sin conocerte y te hacen sentir que eres parte de su familia.

Más tarde Caro y Cat sobrinas de María Eugenia nos llevaron a una de las reuniones que ellos tienen como Rotaract, conocimos más amigos quienes nos abrieron las puertas y nos hicieron sentir parte de su gremio y de quienes nos vamos muy agradecidos por tanta gentileza, les deseamos éxitos en sus actividades y que sigan adelante.

Andrés estaba enfermo con problemas del estómago, inmediatamente Maria Eugenia nos contactó con un médico el que después de unas horas lo atendió y le detectó una bacteria que había provocado la enfermedad.

m_IMG_8097

Le dio un día de recuperación, tendríamos que retrasar nuestro viaje unos días hasta que se sienta mejor Andrés, lo que aprovechamos para conocer La Paz, sus alrededores, planear lo que resta del viaje y sobre todo disfrutar de la compañía de los Cicloviajeros de la Casa del Ciclista con quienes compartimos las frías noches de la Capital.

El día que Andres se recuperó y que pudimos avanzar coincidió con el cronograma de nuestros amigos franceses, chilenos y españoles así que saldríamos en una gran caravana bicicletera internacional rumbo a Cochabamba rumbo al objetivo trazado.

Ernesto Veintimilla

Leave a Comment