Hace 13 días que partimos de Loja muy motivados y felices por las muestras de afecto y apoyo de todos nuestros familiares, amigos y sociedad lojana. Luego de la despedida simbólica en San Sebástián y colocar nuestros nombres en un mural que fue la sorpresa de nuestro colectivo Cicloviajeors EC, partimos rumbo a Brasil pasando por el parque Eólico con nuestra alforjas llenas de optimismo, alegría ilusiones y a su vez un férreo compromiso de que luego de estos dos y medio meses flameará la bandera de Loja y el Ecuador en el estadio Maracaná.

m_IMG_5584
Hasta Catamayo nos acompañaron varios amigos de cicloviajeros y nuestras queridas amigas del colectivo de mujeres en bici Warmikletas que nos despidieron con un fuerte abrazo, de aquí sin más junto a Alexander, Ramiro y Manuel, Pablo y Jaime empezamos la travesía hacia la frontera con Perú.
Ahora me encuentro en un grifo (gasolinera en Perú) a 5 km de Casma un distrito ubicado a 400km de Lima y al mirar el camino recorrido de 1000km a punta de pedales, recuerdo nuestro paso por Piura, Chiclayo, Pimentel, Trujillo, Chimbote, esas ciudades que son muy parecidas con un trafico espantoso, con un uso excesivo del claxon y una cultura de irrespeto al ciclista, sin embargo Trujillo es una ciudad diferente del Norte Peruano, con un centro histórico mágico y lleno de colorido que irradia cultura todas sus noches en la plaza de armas.

m_IMG_5577

Los desiertos o las dunas con su sol calcinante y su fuerte ventisca que levanta la arena golpeando nuestros rostros no ha diezmado nuestro fuerte compromiso y alma indómita por seguir surcando el horizonte hasta Río de Janeiro.
Nos esperan días duros cuando empecemos el ascenso desde Lima hasta los cerca de 4000 msnm, pero estamos convencidos de que nuestras persistentes piernas y espíritus no desmayarán hasta cumple el objetivo.

Casma, Perú
Andrés Verdezoto

Leave a Comment