Al parecer nos quedamos engalanados con la mágica ciudad del Cusco ya que habían pasado 3 noches desde nuestra llegada y no queríamos irnos, pero el deber llama y la meta era otra así que nos despertamos temprano para alistar todo y continuar nuestro viaje.

A primera hora de la mañana fui a la plaza de armas en busca de María Luisa para comprarle unos tamalitos cusqueños para nuestro desayuno de despedida y también para llevar en nuestras alforjas para alimentarnos más adelante, definitivamente quedamos atrapados con esta exquisita receta.

m_IMG_7158

Después de este delicioso desayuno fuimos en busca del libro de Garcilaso de la Vega donde se documenta en una versión más acertada lo que fue el imperio Inca durante sus pocos años de existencia en la historia de la humanidad, nos recomendaron que vayamos a las librerías donde hacen los trueques de libros ya que aquí podíamos encontrarlo más barato y nos enviaron a la Calle Nueva donde encontramos lo que andábamos buscando, fuimos atendidos por el dueño del local quien mostró bastante interés por nuestro proyecto Loja en Bici al Mundial y conversamos algunos minutos acerca de nuestras experiencias en Perú y lo agradable de la gente por la manera como nos han tratado.

Definitivamente en Perú nos hemos sentido como en casa, alguna vez conversábamos con Andrés que para nosotros recorrer el Perú era como estar de viaje en una parte del Ecuador que aún no conocíamos, nuestro pasado nos convierte en hermanos y soñamos con el día que las fronteras sudamericanas no existan y podamos vivir en esa patria grande que nos identifica.

Era 1 de mayo y los trabajadores habían salido a las calles en marcha pacífica con consignas y banderas a favor de sus derechos y en uno de los muros de la plaza de armas habían documentos pegados que hablaban del rol de la mujer indígena en la lucha por la igualdad de género y reivindicaciones sociales que aún en Perú el tema de clases están muy definidas.

m_IMG_7214

Finalmente fuimos al taller de bicicletas donde estaban realizando un ABC a nuestros caballos de acero para poder continuar el viaje sin problemas. Este taller se lama “El Ruso” y nos lo habían recomendado desde Lima.

Salimos enseguida del Cusco y de acuerdo a lo planificado este día llegamos a Urcos donde terminaría nuestro viaje por este día.

Ernesto Veintimilla

Leave a Comment